Esta es una devoción que Jesús mismo ha dicho que quiere que tengamos. Así consigue Jesús que entendamos que Él tiene un corazón muy grande y que nos quiere más que nadie del mundo.

 

Jesús quiere que nosotros le tengamos mucha confianza y que también le queramos con todo nuestro pequeño corazón. Y así le devolvamos amor por amor. Le gusta que le digamos con frecuencia Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío y que le confiemos nuestras necesidades y nuestros problemas y también los del mundo entero. Él es Dios y nos quiere ayudar.